¿Cómo reparar un documento que se ha roto?

Cuando manejamos documentos impresos, si no los protegemos bien, se nos pueden manchar, estropear y romper. Es mejor prevenir que curar, por eso es importante que protejamos nuestros documentos y los guardemos en carpetas. Existen imprentas online como Flyer Alarm en las que podemos personalizar nuestras carpetas y portadocumentos a nuestro gusto o con la imagen corporativa de nuestra empresa.

Muchas veces, los documentos que se nos rompen tienen una validez oficial, como es una factura, una hoja de una escritura o un contrato. Dada su validez legal, son una garantía para nosotros en cualquier situación futura en la que nos podamos ver. Otras veces, estos documentos tienen una validez sentimental o emocional, como el primer dibujo que nos hizo nuestro hijo, una fotografía de la familia o cualquier otro documento que para nosotros tenga un significado especial.

Sin embargo, una vez que se ha roto, tenemos que intentar arreglarlo y para eso te damos algunos consejos.

Pasos para recuperar documentos impresos dañados o rotos

1. No pierdas las piezas

Si se te rompe un trozo del folio o se parte por la mitad, es importante que guardes cada uno de los trozos del papel, será la única manera de poder recomponerlo después.

2. Une las piezas y sé minucioso

En muchas ocasiones, lo que más valor tiene es la información que hay en el documento, por eso hay que unir las piezas como si fuese un puzzle para que encajen bien.

3. Pega con celo o pegamento

Si el documento solo tenía información por una cara, es mejor que pegues con celo la parte que queda blanca, de esta manera, apenas se apreciará la rotura. Si tiene información por ambas, es aconsejable que utilices un pegamento especial para pegar papel.

4. Digitaliza el documento en tu ordenador

Ya tenemos el papel recompuesto de nuevo, pero ya que está reparado, lo mejor es hacer una copia. Una buena forma es escanear el original y así lo tendrás digitalizado. Tras tenerlo digitalizado, puedes imprimirlo de nuevo y guardarlo. Cada vez más, la digitalización de documentación es una constante en las empresas y también entre los particulares, sin embargo, los documentos originales los necesitamos mantener en su aspecto físico.

5. Compra una carpeta para archivarlo

Con el objetivo de que no se vuelva a repetir la experiencia, es importante que compres una carpeta en la que guardes los documentos. De esta manera, podrás ordenarlos y consultarlos cuando lo necesites. Tanto si tienes una empresa como si eres particular, puedes personalizar tus carpetas para mejorar la organización, para imprimir tu imagen corporativa o simplemente para que encajen con la decoración de tu hogar.

6. Haz más uso de la copia

Una vez que tengas el documento original a buen recaudo, es mejor que utilices la copia que has impreso para cualquier gestión en la que no tengas que presentar el original. Es mejor utilizar la copia para realizar los trámites que necesites hacer y salvaguardar la auténtica en tu casa que exponer la original a todo el trasiego. En muchas ocasiones te aceptan las copias.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR