CPDs con grupos electrógenos ¿Qué debes saber?

instalaciones depósitos gasoil

Cada vez tenemos una mayor dependencia del suministro eléctrico para el que los grupos electrógenos son una garantía. Hoy son necesarios en todas partes, desde los servicios esenciales hasta los ordenadores centralizados de una empresa.

La realidad es que los trastornos que puede ocasionar un fallo en la red en una sociedad informatizada son mucho mayores de lo que cabía imaginar hace unos años y no queda más remedio que limitarlos todo lo posible.

No hablamos de catástrofes sino del simple corte momentáneo que nos haga perder el trabajo, dar lugar a errores de programación y todo tipo de pequeños fallos que serán luego difíciles de detectar.

Los Centros de Procesamiento de Datos (CPD) no son ajenos en absoluto a esta problemática. La caída de un servidor unos minutos ocasiona pérdidas económicas importantes en las empresas y los grupos electrógenos ya son parte de las instalaciones que deben contemplarse desde el primer momento. La mayoría funcionan con combustibles líquidos que necesitan almacenamiento. Como no son elementos habituales en las oficinas, conviene estar al tanto de los aspectos legales sobre instalaciones de depósitos de gasoil.

Normativa sobre almacenamiento de combustibles líquidos

Aunque las empresas que se dedican a instalar los depósitos suelen conocer todas las limitaciones existentes, al menos a nivel de reserva de espacios y de trámites administrativos necesitaremos tener alguna idea al respecto. Los depósitos deben distanciarse al menos un metro del foco de calor o estar separados por una pared y cincuenta centímetros de espacio. Ello hace que la sala en la que los alojemos necesite tener unas dimensiones mínimas.

Pueden instalarse en exteriores siempre que estén protegidos de la intemperie y dispongan de doble pared o de cubeta para la recogida de fugas. Esto puede ser útil para empresas que dispongan de algún patio o jardín en donde enterrar el depósito que además será cómodo de rellenar e inspeccionar.

En todo caso debemos tener en cuenta la capacidad del depósito que necesitaremos porque a partir de 3000 litros tendremos que encargar un proyecto técnico.

Cuestiones particulares para los CPD

Dada la inmediatez exigible al grupo electrógeno para entrar en funcionamiento, lo normal es que se necesiten dos depósitos. Uno para asegurar la puesta en marcha inmediata que nos garantice unas horas de energía y otro de almacenaje para prevenir fallos en el suministro de combustible. Hay que tener en cuenta que el corte eléctrico que afecte a nuestra empresa puede afectar también nuestro suministrador de gasoil.

El primero de los depósitos mencionados suele ser de pequeño tamaño y las exigencias de la normativa son pocas. El depósito grande es el que tendrá que cumplir con más requisitos. Es importante tener en cuenta que el desnivel entre el grupo y el depósito de almacenaje no puede ser muy grande por las limitaciones de bombeo.

Esto, que en las viviendas no suele ser un problema para los depósitos enterrados porque las calderas suelen estar en sótanos, en las oficinas sí puede suponer un condicionante.

En definitiva, dependemos de la energía pero tenemos medios para evitar que eso sea un problema.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies